fbpx

¡En OITEC tenemos un pacto con Colombia!

Lun - Vier: 8:00 a.m. - 6:00 p.m.

Sab: 8.00 a.m. - 12:00 p.m.

Carrera 25 #68-64

Bogotá, Colombia

318 890 4984

oitec@oitec.co

¿Fiestas y ruido en exceso en la PH?: acciones a tener en cuenta

fecha

La propiedad horizontal es un tema de sumo cuidado y responsabilidad, ya que de las decisiones que se tomen dependerá gran parte de la salud en la convivencia en las copropiedades. Así las cosas, los conflictos y problemas en la misma no se hacen esperar, es por esto que la importancia de brindar información de primera mano contribuye al crecimiento adecuado de este sector.

El exceso de ruido ocasionado por fiestas que extienden los horarios estipulados y los decibeles permitidos es el tema que se tratará en esta oportunidad. Dicha situación genera mucha polémica por lo general al interior de la propiedad horizontal, es por esto que se mostrará algunas acciones que se pueden tomar ante esta situación.

El primer tema importante para entender esta situación está presente en Código Nacional de Policía y Convivencia en el cual indica que todas las personas tienen el derecho a la tranquilidad y a las relaciones respetuosas en temas de convivencia. Así las cosas, la afectación de esta normativa dentro de la propiedad horizontal desencadena enfrentamientos con vecinos y contra el mismo administrador.

Hay conductas que atentan contra la tranquilidad y convivencia de las personas al interior de la PH, las cuales no deben realizarse de acuerdo al reglamento de la PH y el Código de la Policía Nacional. El Artículo 33 de la ya mencionada norma indica:

“Los sonidos o ruidos en actividades, fiestas, reuniones o eventos similares que afecten la convivencia del vecindario, cuando generen molestia por su impacto auditivo, en cuyo caso podrán las autoridades de policía desactivar temporalmente la fuente del ruido, en caso de que el residente se niegue a desactivarlo; Cualquier medio de producción de sonidos o dispositivos o accesorios o I maquinaria que produzcan ruidos, desde bienes muebles o inmuebles, en cuyo caso podrán las autoridades identificar, registrar y desactivar temporalmente la­ fuente del ruido, salvo sean originados en construcciones o reparaciones en horas permitidas; Actividades diferentes a las aquí señaladas en vía pública o en privado, cuando trascienda a lo público, y perturben o afecten la tranquilidad de las personas”.

Así las cosas, las acciones que se deben tomar en estas situaciones son las siguientes:

  • Si la hora establecida para fiestas termina y esta prosigue, el residente debe proceder a llamar al personal de seguridad de la PH para que este contacte a las personas en cuestión y solicite que detengan esta actividad.
  • Si ante la solicitud del personal de seguridad, las personas prosiguen, será necesario contactar a la Policía Nacional para que estos sean los encargados de manejar la situación dentro de la copropiedad.
  • Si el ruido o las fiestas son repetitivas y las personas no acceden a concertar la situación, las personas en cuestión podrán interponer una queja ante la administración para que esta sea la encargada de manejar este conflicto.
  • Dentro de la copropiedad hay herramientas para sancionar a quienes infrinjan las normas estipuladas de uso del salón social para eventos. Ante esto, la Ley 675 de 2001 deja en claro la posibilidad de imponer sanciones ante esta situación.
  • Para imponer quejas, el ente regulatorio será la Alcaldía local, la cual será la encargada de llevar el caso en estas situaciones.

Finalmente, cabe resaltar que estos temas de ruidos y fiestas que se extienden y afectan la tranquilidad de las personas pueden evitarse efectuando el preciso cumplimiento del reglamento interno de la propiedad horizontal.

¿Quieres escribir para nuestro blog?

Lo + visitado