¿Qué es la cuota extraordinaria, cómo se aprueba, en qué casos puede ser cobrada?

fecha

En toda propiedad horizontal existen dos tipos de cuotas que se cobran, la ordinaria que es la aprobada con el presupuesto general en la asamblea de copropietarios, la cual se celebra en el primer trimestre del año y se paga mensualmente y las cuotas extraordinarias que son de las que hablaremos el día de hoy.

Las cuotas ordinarias, son aquellas que están destinadas a cubrir los gastos generales de la propiedad horizontal, como lo son el servicio de aseo, el mantenimiento a las zonas comunes, la vigilancia, los servicios públicos, los gastos de la asamblea, honorarios del administrador, el abogado, el revisor fiscal, etc.

Por otra parte, es normal que en las propiedades horizontales pasados algunos meses de la asamblea de copropietarios se soliciten algunas cuotas extraordinarias. Se entiende por cuota extraordinaria, cualquier pago adicional que se solicite a los copropietarios de la propiedad horizontal y que no se encuentre contemplado en el presupuesto anual aprobado en la asamblea.

Estas cuotas extraordinarias van destinadas a aquellas necesidades e imprevistos que surgen en la propiedad horizontal y tengan relación con la administración y/o servicios comunes para la conservación de los bienes comunes tal y como lo son la instalación de cámaras de seguridad, reparación de ascensores, pintar o reparar la fachada, cercas eléctricas, obras de construcción por daños o deterioros, entre otros.

Cabe resaltar que estas cuotas extraordinarias deben ser aprobadas por Asamblea de Copropietarios, tal y como lo indica el artículo 38 de la Ley 675 de 2001, el cual establece que es suficiente un 51% de la aprobación de los presentes en la reunión. Además, también se debe tener en cuenta que si el valor de la cuota extraordinaria es superior al equivalente a 4 cuotas ordinarias se necesitara la aprobación del 70% del total de los propietarios.

¿Quiénes deben pagar las cuotas extraordinarias?

Cuando se trata de cuotas extraordinarias estas deben ser pagadas por parte del propietario del inmueble, es decir, aquellas personas que se encuentran bajo arrendamiento en el inmueble están exentas de estos cobros, ya que solo se encuentran bajo la obligación de pagar las cuotas ordinarias.

¿Qué sucede si no se pagan?

En primer lugar, se recomienda establecer una fecha límite de pago. A los propietarios que incumplan con esta fecha de pago pactad, se les generará un interés de mora que equivale a una y media veces a los intereses bancarios corriente. 

El objetivo de estas cuotas extraordinarias es conservar en las mejores condiciones posibles la infraestructura y funcionamiento de los bienes comunes de la propiedad horizontal. 

¿Quieres escribir para nuestro blog?

Lo + visitado